Goleadores y goleados

Mientras el presidente electo anuncia estanflación, libertad de precios y privatizaciones descomunales, los grandes medios alientan el fanatismo con películas que festejan la obtención de la Copa del Mundo 2022 con el “elijo creer”, tan funcional a la resignación. Son lógicas de apropiación de esos sentimientos al servicio de muy rentables negocios de minorías.

Opiniones 07/12/2023 Carlos del Frade
goleadores y goleados

(APe).- Los finales del campeonato argentino de fútbol mostraron las dramáticas imágenes de gente de todas las edades llorando de angustia por el posible descenso del club de sus amores.
Esos amores, sinceros y profundos, transmitidos de generación en generación y alimentados por una permanente memoria oral, continúan vigentes a pesar de la colosal presencia de la tecnología y su temible inteligencia artificial.
Pero esas imágenes son fragmentos de la vida.
La existencia sigue más allá de los noventa minutos.
Por eso es necesario pensar en estos días finales de 2023 en ciertos hechos, nombres y cosas que vienen desde la aparente superficialidad del fútbol.
Manejar el alma de las multitudes supone manejar un negocio millonario, económico y político, legal e ilegal.
La cancha chica del fútbol sintetiza la cancha grande de la realidad. Expresa el funcionamiento del capitalismo dependiente en estos siempre estragados arrabales del mundo.
Mientras el presidente electo, Javier Milei, anuncia estanflación, libertad de precios y privatizaciones descomunales, grandes medios de comunicación alientan el fanatismo con películas que festejan la obtención de la Copa del Mundo 2022 y repiten aquella frase cada vez más funcional a la resignación: “Elijo creer”.
Sin embargo, salvo en el mundo particular de las tribunas y los espíritus y cerebros individuales, los resultados del fútbol refuerzan lógicas de apropiación de esos sentimientos al servicio de muy bien planificados y rentables negocios de minorías.
Para las mayorías la exacerbación de las creencias, para las minorías la impunidad de su racionalidad que concentra y extranjeriza riquezas surgidas del pueblo y transferidas a un puñado de cuentas personales.
En estos días de transiciones, las elecciones en Boca Juniors son la más contundente fotografía de la disputa de negocios económicos y políticos que genera el fútbol.
La disputa Macri – Riquelme excede lo deportivo y ocupa horas y horas de supuestos informativos televisivos.
Toda la “pobre inocencia de la gente” es usada en beneficios de pocos.
En Rosario, otrora capital nacional del fútbol, Andrés “Pillín” Bracamonte, caso único en la historia social y política de las barrabravas argentinas por su dominio de más de dos décadas como jefe de la hinchada de Central, volvió a ser detenido junto a un dirigente de la Unión Obrera de la Construcción por supuestas extorsiones con el objetivo de imponer negocios relacionados con las viandas para los trabajadores del sector.
Seguramente aparecerán contratistas legendarios del estado santafesino y cifras muy grandes de dinero pero esos casos remarcan el fenomenal poder que surge desde la cancha chica y maneja sectores de la cancha grande de la realidad y la historia, regional o nacional.
Desde hace mucho tiempo, algunos clubes de fútbol cotizan sus acciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, mientras el titular de la AFA ya empieza a hablar de la posibilidad de sumar sociedades anónimas a las instituciones basadas en sus mitológicas crónicas sociales alimentadas por el amor popular.
Y allí quizás resida el costado más frágil de toda esta danza de nombres individuales que son los mayores beneficiarios de la manipulación del sentimiento.
¿Hay formas de pensar el fútbol y sus consecuencias en los bienes colectivos de la sociedad y en la construcción de conciencia política y cultural de los hinchas?.
Los resultados electorales, tanto en la cancha chica del fútbol como en la cancha grande de la realidad, tienen consecuencias en las propiedades culturales, simbólicas y materiales de la gente.
Pero el alma colectiva sigue siendo la mejor herramienta para garantizar negocios, impunidades y espejismos dolorosos, mientras pocos, muy pocos, eternizan los beneficios para esas minorías que manejan las reglas de juego, dentro y fuera del verde césped.

Te puede interesar
40 años democracia

Democracia impura

Miguel Peiretti
Opiniones 07/12/2023

Se cumplen 40 años desde la restauración del régimen constitucional en 1983. La democracia argentina acumula desilusiones, fracasos y hartazgos. Está llena de promesas incumplidas. Pero lo que se viene lejos de apuntar a la reparación, vislumbra la acumulación de las decepciones y frustraciones.

1701615518742

La hora de las horrendas profecías

Daniel Campione
Opiniones 06/12/2023

El gobierno que se apresta a asumir el 10 de diciembre profetiza los mayores males para la sociedad argentina en el futuro cercano. Quizás crean que en contraste con el vaticinio de un porvenir horroroso, la realidad que sobrevenga puede parecer hasta un relativo alivio.

Deudas silenciosas

La deuda silenciosa

Eva Giberti
Opiniones 13/12/2023

La violencia económica es una de las tantas formas de violencia que se ejerce contra las mujeres. La cuota alimentaria sigue siendo una zona brumosa donde los montos, los tiempos de pagos e incluso la efectivización de la misma se ve sujeta a la arbitrariedad de la justicia.

La fuerza del cielo

Las fuerzas del cielo

Carlos del Frade
Opiniones 01/12/2023

Las “fuerzas del cielo” de las que habló Javier Milei estaban, en realidad, en contra de la dominación extranjera. El teólogo Rubén Dri da cuenta de cómo los libros de los Macabeos “narran la atmósfera de insurrección que vive el pueblo”. La de Milei es simplemente una cita literaria ya que su política de colonización del estado está al servicio de intereses multinacionales.

Lo más visto

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades