El Día Mundial de los Humedales, Argentina y la necesidad de una Ley

El 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales en conmemoración a la fecha que, en el año 1971 en la ciudad iraní de Ramsar, se lanzó la Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas.

Pais 02/02/2023 Sergio Caruso
DSC_0079

Más comúnmente conocida como Convención Ramsar. Se trata de una celebración cuyo primer antecedente remite a 1997 cuando unos 50 países signatarios de dicha Convención instauraron el Día Mundial de los Humedales. Más adelante, en agosto de 2021, fue refrendado como tal por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

Vale señalar que lo reciente de las fechas comentadas expresan que en los últimos tiempos estos ambientes comenzaron a ser valorados en términos ecosistémicos, sociales y culturales, quedando todavía pendiente el reconocimiento por parte de la política y de los sectores productivos. Una posible explicación radica en la persistencia de una concepción que, basada en la condición de anegabilidad e inundabilidad de los humedales, los considera como sitios improductivos, degradados e insalubres en cuyas aguas estancadas sólo proliferan insectos y enfermedades.  Por lo tanto, bajo esta lógica siempre fue prioritario sanearlos, dragarlos, rellenarlos, etc. con el fin de trastocar sus rasgos naturales para darle fines más rentables sean estos productivos y/o urbanísticos. Tan intenso fue el proceso de devastación que se ciñó sobre estos ambientes, caracterizados por funcionar como importantes hábitats para una gran variedad de aves, que ya en la década de 1960 Rachel Carson presagiaba primaveras silenciosas, tal como lo expresó en su conocido libro.

Sin embargo, esta concepción tradicional comenzó a ser cuestionada a partir de las últimas décadas del siglo XX con el establecimiento de la Convención Ramsar. Desde este organismo se advirtió sobre los efectos negativos de la pérdida de humedales, se establecieron parámetros para su conservación y manejo racional a ser implementados por sus Estados signatarios. De este modo, con el avance de los estudios científicos se pudo establecer, por un lado, que los humedales son ecosistemas cuya morfología, tipos de suelos y formas de vida animal y vegetal están adaptadas a las condiciones del régimen hídrico sea este permanente o temporario. Por eso, eso no se trata de ambientes terrestres ni acuáticos, sino de una interface con rasgos propios que los distingue de aquellos.

Por otro lado, también se avanzó sobre el conocimiento de los distintos bienes y funciones ecosistémicas de los humedales que son de utilidad para la humanidad y para el mantenimiento de la vida en general en la Tierra. Algunos de ellos, en el actual contexto de cambio climático fueron especialmente valorados por su capacidad de mitigación como menguar el potencial dañino de las inundaciones, atemperar las temperaturas extremas y funcionar como sumideros de carbono, entre los más destacados.

En el caso de Argentina, la temática comenzó a desarrollarse en los inicios de la década de 1990. Fueron en esos años cuando desde las ciencias naturales se generaron las investigaciones pioneras sobre los humedales del Delta del Paraná. Además, el país adhirió a la Convención Ramsar el 4 de septiembre de 1992 tras reglamentarse la Ley Nacional N°23.919/91 y declarar sus primeros sitios Ramsar, contando a la fecha con un total de 23 sitios. Con el correr del tiempo, desde la cartera de ambiente la temática progresivamente fue incorporándose siendo un hito relevante la publicación del Inventario de Humedales a nivel de regiones.

Asimismo, el tema fue ganando relevancia en la sociedad y en la opinión públical gracias al trabajo y la lucha que articuladamente desplegaron las comunidades locales, los movimientos ambientalistas y lxs referentes académicos comprometidxs para denunciar, visibilizar y frenar el incesante proceso de depredación y despojo del que son objeto los humedales a lo largo y ancho del país ante el avance del capital privado. Quizás la imagen más próxima que se venga a la mente sea la de los incendios sucedidos en el 2022 sobre el Delta del Paraná frente a Rosario dada la magnitud y los estragos ambientales y sociales que implicaron. Se trata de unos episodios que se vienen repitiendo sistemáticamente desde el 2008 ante ante el avance de la ganadería al ser desplazada por el monocultivo de la soja de sus zonas tradiciones, como así también ante la replicación de urbanizaciones cerradas, en donde el frente fluvial queda reservado sólo para los grupos más acomodados de la sociedad. Pero además el trastocamiento o total erradicación de los humedales se registra en todo el país. Algunos casos elocuentes de este avance extractivista son: los incendios generados a comienzos del 2022 por el sector agroforestal en el Iberá que consumieron el 11% del total del territorio correntino; la minería del litio sobre los salares de altura en la Puna; la megaminería a cielo abierto en Cuyo y su pretensión de expandirse en Chubut, entre otros ejemplos.

Debe señalarse que ante lo anteriormente expuesto junto a la inacción de las autoridades competentes condujo a que las demandas ciudadanas también buscaran un andarivel jurídico-institucional. Esto explica que entre 2013 y 2022 se hayan presentado más de una docena de proyectos de Ley de Humedales ante las cámaras de Senadores y Diputados que sistemáticamente fueron perdiendo estado parlamentario. Durante el año 2022, el tratamiento del proyecto de Ley Humedales fue muy altisonante. Hacia fines de ese año, en plenario de comisiones se obtuvieron dos dictámenes: el de mayoría más alineado a los intereses del capital minero y agroproductivo; y el de minoría, consensuado por más de 500 organizaciones socioambientales y todo el arco académico-científico. Sin embargo, la temática no fue considerada en el temario de las sesiones extraordinaria de enero 2023 propuesto por el Presidente, ni se visualiza que vaya a ser abordada en sesiones ordinarias de este año electoral.

Por último, vale decir que si bien una normativa de presupuestos mínimos no es la panacea es un instrumento indispensable para comenzar revertir el camino de despojo que atraviesan los humedales en Argentina. Por eso, que el Día Mundial de los Humedales además de generar consciencia al respecto, sirva para amplificar la demanda respecto la necesidad de contar con la #leydehumedalesya.  

Te puede interesar
Cambio climatico

Cómo el cambio climático se ensaña con la infancia

Gabriel Michi
Opiniones 23/12/2023

Mil millones de niños -la mitad del total mundial- viven en países vulnerables a los estragos que está provocando el calentamiento global. Según la UNICEF, las condiciones extremas ya provocaron el desplazamiento de al menos 43 millones de menores en los últimos seis años.

Lo más visto

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades