La fragilidad de la democracia

Dos caras de la misma moneda: fuerzas federales y armadas para controlar la población y extranjerización del Paraná para garantizar el saqueo de las riquezas argentinas a través del manejo de los puertos. Lo que se anunció hace dos años en Paraguay hoy se completa en la Argentina del señor Milei y su ministro Caputo que exhibe, sin pudor, la bandera del imperio en su solapa.

Opiniones 21/03/2024 Por Carlos del Frade
La fragilidad de la democracia

(APe).- El dolor causado por los asesinatos de las bandas narcopoliciales barriales rosarinas fue la excusa perfecta para retroceder cuarenta años.
En breve, el Congreso de la Nación debatirá la modificación de la ley de seguridad interna que prohibía expresamente la participación de las fuerzas armadas en conflictos internos.
Fue una de las leyes fundantes de la democracia recuperada en 1983.
Con 11 desembarcos casi consecutivos de efectivos de fuerzas federales en Rosario en los últimos diez años, la población de la ex ciudad obrera e industrial solamente piensa en el Ejército como sinónimo de recuperación de algo de la tranquilidad que ya no está, como tampoco está el empleo en blanco y la movilidad social, fagocitados por el saqueo económico y cultural que convirtió al segundo cordón industrial más importante de América Latina después de San Pablo en el ex cordón industrial del Gran Rosario. No hubo explicaciones para eso pero si surgieron dos de los grandes negocios del capitalismo de los últimos setenta años: armas y drogas.
Hasta los gobernadores hablan de soberanía para justificar el reclamo de la participación de las fuerzas armadas en conflictos internos.
La misma palabra que nunca pronunciaron ante la extranjerización de la pesca, el litio, los minerales, el petróleo, el gas, el agua, la soja, el trigo, la carne y los bosques. Ahora hablan de soberanía. Ahora que Estados Unidos está a punto de marcar Rosario en su mapa de ciudades que aplicarán la receta de combate contra el narcoterrorismo, la doctrina de seguridad continental. En los hechos control social y represión contra las protestas sociales y las pibadas del continente mientras las burguesías multiplican sus ganancias a través del narcotráfico, el lavado de dinero, la financiarización de la economía, el contrabando de lo que sea y el manejo de los puertos del río número 14 del mundo, la principal vía de negocios legales e ilegales de Sudamérica, el querido y estragado Paraná.
Dos caras de la misma moneda: fuerzas federales y armadas para controlar la población y extranjerización del Paraná para garantizar el saqueo de las riquezas argentinas a través del manejo de los puertos. Lo que se anunció hace dos años en Paraguay hoy se completa en la Argentina del señor Milei y su ministro Caputo que exhibe, sin pudor, la bandera del imperio en su solapa.
Es una bisagra histórica, no solamente en historia rosarina, sino en la historia argentina.
Un retroceso de la democracia en su conjunto, un nuevo descenso en la intensidad de la propia democracia de cuarenta años.
El plan real es el del imperio y la excusa del combate al narcoterrorismo servirá para poner en segundo o tercer plano la entrega más abyecta de la evolución colectiva del pueblo argentino.
Los gobiernos provinciales hasta prometen enviar efectivos de sus propios subestados nacionales e incluso helicópteros para ayudar a la ex ciudad obrera.
Es un momento de profunda debilidad de la democracia argentina.
Una debilidad explícita y atormentada por la permanente construcción de miedo como verdadero disciplinador social e individual.
En algunos medios de comunicación quieren establecer comparaciones entre Los Monos y las maras de El Salvador o preguntan si la familia Cantero maneja las exportaciones del Paraná. El país unitario se expresa en la ignorancia de estas asociaciones. El drama rosarino estriba en que los últimos eslabones en la cadena de la comercialización de este negocio multinacional y paraestatal como es el narcotráfico y tal como son estas 47 bandas narcopoliciales barriales, que su permanente conflicto por el dominio del territorio no puede ser controlado por las autoridades provinciales por varios motivos.
Pero los que mueven millones de dólares no están en las playas de estacionamientos ni en las calles donde la sangre de jóvenes trabajadores se mostró con impunidad. Son los integrantes de las grandes burguesías provinciales, nacionales y regionales las que no paran de hacer caja con la brutalidad y cobardía de estas bandas.
Ahora la democracia argentina está en el momento de mayor debilidad.
Una vez más se pide la presencia de las fuerzas armadas en las calles de una de las ciudades más bellas y luchadoras del planeta.
Una especie de regreso del año 1975.
El viejo y siempre vigente plan del imperio. Control social, represión a la juventud y extranjerización de riquezas.
Sin embargo la historia siempre está abierta…siempre.
Fuente: Libros del autor de esta nota sobre “Geografía narco”, tomos del uno al ocho, todos publicados en formato web para el acceso de cualquier persona a través de www.carlosdelfrade.com.ar

Te puede interesar
El himno y el hábitat de la niñez

El himno y el hábitat de la niñez

Por Carlos del Frade
Opiniones 29/05/2024

La desigualdad social atraviesa a la infancia e impacta en carencias habitacionales, ambientales y alimentarias. En una Argentina soñada para la equidad desde sus orígenes, este presente agrava las condiciones vitales día a día. Y ofrece esta realidad desfigurada por las pesadillas impuestas al servicio de unos pocos.

tramas

Tramas oscuras alrededor de la desaparición de un niño

Por Claudia Rafael
Opiniones 07/07/2024

Loan, Guadalupe, Sofía, María Soledad, Marita. Niños o jóvenes cuyas desapariciones no hubieran ocurrido sin las trampas de la complicidad institucional. Historias ancladas en sociedades en las que, la oscuridad, suele construirse o abonarse desde los diferentes entramados del poder.

crueldad

La obscenidad de los crueles

Por Claudia Rafael
Opiniones 28/05/2024

Las 5000 toneladas de alimento sin repartir en dos depósitos son la muestra más cabal de la crueldad. Frente a los millones que no tienen un plato de comida sobre la mesa.  La consigna el hambre es un crimen sigue teniendo una vigencia insoslayable. En un tiempo en el que los que gobiernan muestran el rostro más despiadado del capitalismo. Sin maquillajes.

Las calles contra

Las calles contra el oscurantismo

Por Silvana Melo y Claudia Rafael
Opiniones 04/05/2024

Fueron mareas en las calles. Desde Jujuy a Tierra del Fuego. Se gritó rebeldía con la convicción de que la educación es uno de los pilares más excelsos de la humanidad. Hoy se empieza por las universidades, cumbre donde llega un porcentaje pequeño de la población. Y van por la escuela. Raída y que tantas veces no es transformadora. Pero van por ella.

Lo más visto
La imputabilidad de a juventud exiliada

La imputabilidad de la juventud exiliada

Por Laura Taffetani
Opiniones 18/07/2024

No se trata solamente de que no se dé una respuesta penal a un problema social al proponer bajar la edad de imputabilidad como remedio, sino que no exista un solo niño o niña más que viva desterrado en su propia comunidad con el solo destino de vivir infiernos sin cuento que se van tatuando en forma indeleble en sus almas que nacen puras.

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades