La revuelta de la tierra

Comenzó en Alemania, seguida inmediatamente por los Países Bajos. Luego, por supuesto, los franceses, siempre dispuestos a aprovechar los vientos de protesta. Y amplificarlos.

Opiniones 06/02/2024 Andrea Marcigliano
La revuelta de la tierra

(electomagazine) Se ha extendido, y ahora también en Italia. Ante el vergonzoso silencio de los medios de comunicación, de los políticos de todos los partidos (mayoritarios y de la oposición), de los intelectuales... de las más altas instancias del Estado, en primer lugar el Quirinale...

La revuelta de los campesinos. La revolución de los tractores. Miles, decenas de miles que bloquean todas las carreteras de Europa. Que marchan sobre las capitales. Y de todo esto, escasas noticias en los periódicos locales, bajo el título "problemas de tráfico". Como si se tratara de un problema de tràfico.

Sin embargo, no hay que caer en el error de que se trata de una mera protesta por motivos fiscales, de fondos, de subvenciones. La propia amplitud y extensión, así como la forma, de esta revuelta es un indicio de algo más.

Piénselo... empezó justo antes del Foro de Davos. Y ha ido creciendo.

Un Foro en el que se habló mucho de agricultura. En todos sus aspectos. La planificación... la muerte de todo el sector.

¿Estoy exagerando? Klaus Schwob, con sus vestiduras de Sumo Sacerdote, soltó, sin freno, discursos que llamarlos alucinantes es quedarse corto. Como: hay cuatro mil millones de hombres en el mundo que comen inútilmente. Consumen recursos, sin ser útiles para nada.

Traducido: debemos reducir la población mundial casi a la mitad. Hay que eliminar a cuatro mil millones. Sic et simpliciter. Y nadie, absolutamente nadie ha pestañeado. Normal, de hecho consecuente con las políticas que Davos, y los "poderosos" que acuden allí en peregrinación, están aplicando. Y, en cuanto pueden, imponen por coacción en todas partes.

La pauta no es la sospecha de algunos, infatigables, conspiracionistas o terraplanistas. Es de una evidencia desconcertante, y emerge muy claramente de los documentos y propuestas que circulan. En el silencio absoluto (o casi absoluto) de los medios de comunicación. Y en la aquiescencia supina de la (llamada) opinión pública.

Destruir la agricultura europea. Es decir, el sector primario de la economía. Y la fuente de la vida. Fácil de hacer, estrangulando a los agricultores con impuestos y planes usureros. Fácil de hacer, dado el control de bancos y financieros.

Los agricultores obligados a vender. Y sustituidos, en la propiedad de la tierra, por empresas productoras de energía solar. Con paneles. Que no contaminan, dicen. Mientras que el ganado y los cultivos sí lo hacen. Y esto explica la financiación de los grupos de presión pseudoambientalistas, y el énfasis, en los últimos años, en Greta y sus "gretinos".

La empobrecida producción agrícola europea será sustituida por importaciones de países donde no hay control de la calidad y la seguridad de los productos. Y donde abunda la mano de obra barata. Es decir, esclavos.

Y, a continuación, incentivar la introducción de alimentos alternativos. Insectos, carne sintética...

La comida normal y sana estará destinada a unos pocos. A los pocos elegidos. A ellos, en definitiva. Los demás pueden morir. O mejor dicho, deben hacerlo. Así lo dejó claro el Sumo Sacerdote de... Davos.

Los tractores que marchan sobre Berlín, que asedian París, que desfilan por las calles y carreteras de Italia en estas horas, representan mucho más que la protesta fiscal de una categoría específica. Más allá de lo que piensen los agricultores individuales que los lideran, se trata de una Revuelta de la Tierra.

Contra las fuerzas abstractas del dinero. Que quieren hacerla estéril.

Es una batalla entre figuras míticas. Que parecen, hoy en día, encarnarse detrás de instituciones y acontecimientos sociales.

Te puede interesar
40 años democracia

Democracia impura

Miguel Peiretti
Opiniones 07/12/2023

Se cumplen 40 años desde la restauración del régimen constitucional en 1983. La democracia argentina acumula desilusiones, fracasos y hartazgos. Está llena de promesas incumplidas. Pero lo que se viene lejos de apuntar a la reparación, vislumbra la acumulación de las decepciones y frustraciones.

1701615518742

La hora de las horrendas profecías

Daniel Campione
Opiniones 06/12/2023

El gobierno que se apresta a asumir el 10 de diciembre profetiza los mayores males para la sociedad argentina en el futuro cercano. Quizás crean que en contraste con el vaticinio de un porvenir horroroso, la realidad que sobrevenga puede parecer hasta un relativo alivio.

goleadores y goleados

Goleadores y goleados

Carlos del Frade
Opiniones 07/12/2023

Mientras el presidente electo anuncia estanflación, libertad de precios y privatizaciones descomunales, los grandes medios alientan el fanatismo con películas que festejan la obtención de la Copa del Mundo 2022 con el “elijo creer”, tan funcional a la resignación. Son lógicas de apropiación de esos sentimientos al servicio de muy rentables negocios de minorías.

Deudas silenciosas

La deuda silenciosa

Eva Giberti
Opiniones 13/12/2023

La violencia económica es una de las tantas formas de violencia que se ejerce contra las mujeres. La cuota alimentaria sigue siendo una zona brumosa donde los montos, los tiempos de pagos e incluso la efectivización de la misma se ve sujeta a la arbitrariedad de la justicia.

La fuerza del cielo

Las fuerzas del cielo

Carlos del Frade
Opiniones 01/12/2023

Las “fuerzas del cielo” de las que habló Javier Milei estaban, en realidad, en contra de la dominación extranjera. El teólogo Rubén Dri da cuenta de cómo los libros de los Macabeos “narran la atmósfera de insurrección que vive el pueblo”. La de Milei es simplemente una cita literaria ya que su política de colonización del estado está al servicio de intereses multinacionales.

Lo más visto

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades