Libro: "Las Gratitudes"

Autor/a: Delphine de Vigan Editorial: Anagrama S.A. Traductor/a: Pablo Martín Sánchez Año: 2021 Páginas:173

Acercándonos a la lectura 28/06/2023 Redacción Regionalisimo Redacción Regionalisimo
libro

Acercándonos a la lectura                                                                                 Por Mirta BaraleMirta Barale


Esta brillante autora francesa tiene la sana y reconfortante costumbre de inmiscuirse en los sentimientos humanos simples y cotidianos, esos que nos modelan cada día como persona y rigen nuestra vida. A veces trabaja con sentimiento amargos e hirientes, como en la novela comentada hace unos meses, «Las lealtades»,  dos niños que se alcoholizan para poder soportar sus realidades familiares. En este caso, son sentimientos muy positivos, el cariño y el agradecimiento para quienes  ampararon con todo su apoyo espiritual y moral, en los momentos difíciles, a las protagonistas.
Michéle Seld  - Michka para todos sus amigos-, es una anciana que vive sola. De pronto, un día siente pánico, no puede levantarse del sillón en donde está sentada, no encuentra las palabras justas para expresarse. Asustada, aprieta el botón de alarma de la teleasistencia que lleva en una pulsera. Recibe ayuda inmediata, pero reconoce que ya no puede vivir sola y se va a un geriátrico. Tiene un verdadero ángel de la guarda: Marie.
Marie es una joven soltera de 35 años, que, cuando niña, ha vivido en el edificio de Michka. Si bien tenía a su madre, ésta era una madre abandónica, no la cuidaba, desaparecía por días, por lo que Marie deambulaba sola. Michka se apiadó de la niña y comenzó a protegerla, a cobijarla en su casa y a ocuparse de su crianza y educación. Marie siempre la ha visitado; ahora que Michka envejece y tiene problemas, Marie no la abandona, la visita siempre, la comprende y le ayuda en todo. 
En el geriátrico conoce a Jérome. Es el logopeda,  un profesional amable y comprometido, que ama lo que hace, así como a sus  ancianos y problemáticos pacientes; es quien le ayudará Michka a recuperar su memoria, para que pueda recordar las palabras que necesita cuando habla.   
Tanto Michka, Marie como Jérome  van abriendo un pasado que los relaciona con personas íntegras y ejemplares a quienes les deben no sólo lo que son, sino la vida misma. Es el caso de Michka, niña judía durante la guerra. Sienten que no han agradecido a estas personas lo suficiente, y no quieren que las vidas se les pasen, sin haberles dicho simplemente  «¡Gracias!¡Mil gracias por todo!» 
Escrita con un lenguaje de una simpleza asombrosa, de capítulos brevísimos, con diálogos muy ágiles y emotivos, esta novela es un verdadero canto lírico al amor por lo humano, al cariño sincero, a la amistad y al hecho de saber agradecer plenamente antes de que sea demasiado tarde.
Exquisita, tierna, dulce, emocionante, se lee de un tirón. Nos recuerda que en las relaciones cotidianas nada está perdido si se sabe decir «¡Gracias!», cada vez que se siente la humana e imperiosa necesidad de hacerlo.

 

Lo más visto

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades