Milei, casi todo de manual

El gobierno de Javier Milei, más allá de lo estimado por algunos o muchos como su asombroso nivel de improvisación ejecutiva, es tan de manual en sus consecuencias que ofrece no un único pero, sí, principal desafío. Y es reconocido a derecha e izquierda: ¿Cuál será la capacidad de aguante por abajo y, en particular, de la clase media?

Opiniones 19/12/2023 Eduardo Aliverti
milei_cancha_de_boca

Si fuera por el “protocolo antipiquetes” impulsado de inmediato por quien desea volver a sentirse la Comandante Pato, se diría que el propio Gobierno considera urgente tomar medidas punitivas o de amedrentamiento. Pero eso no conduce a una respuesta que pretenda ser de fondo. Todo lo que hacen es admitir, rápido, que a la corta, mediana o larga el ajuste no cierra sin represión.

Sin embargo, también es de manual que tarde o temprano no habrá represión suficiente para enfrentar con éxito protestas masivas y suma de rebeldías.

Dicen que van a fotografiar a la gente; que las fuerzas de Seguridad podrán actuar sin orden judicial; que lo constitucional les importa tres pitos porque prevalece el derecho a la libre circulación y que (Pato la Pistolera dixit) los miles que marchen el miércoles próximo deberán hacerlo “por la vereda”. Esto último, sobre todo, debería dejarnos con la boca abierta. Pero, ¿acaso no es análogo a la ya desopilante contestación del vocero Manuel Adorni, el miércoles, cuando a la pregunta de si piensan tomar medidas complementarias para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores respondió “bueno, mmh, no, no sé específicamente a qué, a qué, a qué te referís con el tema de los ingresos…”?

No complejicemos demasiado cuestiones sencillas. Sea la seguridad, la economía o lo que fuere, para esta gente no hay gente. Hay una planilla. Un Excel.

Es aquello en lo que prima la colaboración con el Gobierno del reaparecido Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central en el macrismo hasta que voló en simultaneidad con el Messi financiero Toto Caputo porque, después de intervenir en el diseño del préstamo fondomonetarista para (como dijo Macri) salvar a los bancos y fondos de inversión, no daba que siguieran por razones de imagen, viste.

Sturzenegger, quien integró el equipo de Domingo Cavallo como protagonista del Megacanje y el Blindaje durante Fernando de la Rúa, es el genio redivivo que tiene dibujado cómo eliminar miles de regulaciones que afectan a “las fuerzas productivas” (dijo y diría José Martínez de Hoz).

Y es, asimismo, la figura que suena como Cavallo 2.0. Si no es ese nombre, será otro aunque, hoy, es complicado imaginar cuál porque el viento internacional no está a favor y las joyas de la abuela desaparecieron salvo comprometer recursos naturales y la plata de los jubilados para ofrecer en garantía. Todo a pasar por el Congreso, pequeño detalle, bien que allí las convicciones y lealtades suelen tener ciertas quebraduras.

Mientras el cuerpo aguante se licuan salarios e ingresos informales por vía inflacionaria; el déficit fiscal se reduce por obra de la recesión sin emisión monetaria y, oh sorpresa, cuando el cuerpo ya no aguante porque el Excel se olvidó de la gente vendrá, ahí sí, algún otro genio de las planillas.

Milei y todos los suyos están encerrados ahí, con el Excel.

De hecho, salvo por el video del viernes en modo tiktokero, un retuit sobre el verso de la “bomba de las Leliq”, su abucheada asistencia para votar en Boca como hincha de River y su viaje a Bahía Blanca por el temporal, el Presidente no volvió a aparecer después de asumir con ese discurso, indescriptible, a espaldas del Congreso, en la pretensión de hablarle al pueblo. No a esa casta respecto de la cual todavía se espera algún gesto ya no de motosierra, sino y siquiera de recorte a menos, claro está, que se crea en el humo de reducir ministerios, choferes, refrigerios y costo del seguro por los cuadros de Olivos.

El Messi Caputo debió regrabar su mensaje, postergado varias veces, porque estaba muy nervioso y, tras que no tiene un gramo de carisma, no presenta retrato de autoridad. Es así que los fronting centrales son dos y casi nadie más. Diana Mondino, la canciller que habla o contesta de cualquier cosa porque es una ultraconservadora cordobesa que, empero, tiene alguna fineza estilística para cabecear todos los centros. Y el citado Adorni, quien ganó el Martín Fierro como mejor twittero, buen tipo según coinciden en el ambiente, pero al que le faltan toneladas de sopa para bancarse todos los días la defensa de lo indefendible.

De acuerdo con tales apreciaciones generalizadas, esto demuestra aquello de lo improvisado del Gobierno a más de ¿consabidas? razones de fondo.

Al sector privado no le voy a tocar un peso, dijo Milei, pero ahora me di cuenta de que debo tocarlo un poquito, un 40 por ciento, nada más que transitorio. De la casta olvidate. Re-primarizo la economía a favor del agro sojero, en contra de la industria para, encima, afectar con retenciones las economías regionales. Y la yapa de una nueva deuda externa, emitiendo un bono a 2027, nominado en dólares. Caputazo puro, de lo que varios economistas avizoran como una nueva estatización de deuda privada para favorecer a las grandes corpos locales de grupos multinacionales. En otras palabras, estatización de la deuda entre muy buena parte de ellos mismos.

Según cualquier fuente libertaria o de sus adyacencias que se consulte, la apuesta del Gobierno es a) atravesar el verano gracias al efecto de una temporada bancable por servicios ya contratados; b) llegar a marzo/abril/mayo con las expectativas e ingresos de la cosecha, respectivamente, más alguna soga del FMI, y c) alcanzar mitad de año con una inflación en descenso, por obra recesiva, que trace imagen de que el sacrificio está valiendo la pena.

Ahora bien: tales “aspectos”, que dudosamente estarán haciendo carne en la mayoría de la población, incluyendo a los votantes de Milei, ¿cuánto aguantan una vez descubierto que esto es menemismo reciclado con el inestimable aporte macrista?

¿Cuánto se sostiene no ya la tolerancia de los sectores populares, altamente entrenados en la pobreza estructural y para los que habría “billetera abierta” desde el Ministerio de Capital Humano (vaya definición)?

¿Cuánto bancan los sectores medios, empezando por el protestódromo porteño que dirige el humor social, mediático, cultural, y que ya ve precios inalcanzables de las cosas básicas, y que a la vuelta de las vacaciones deberá afrontar la canasta escolar?

¿Cuánto seguirá que sólo reaccionan los gremios estatales y los movimientos sociales? ¿Cuánto permanecerán el dialoguismo y los comunicaditos de la CGT? ¿Cuánta saliva tragarán los industriales ligados al mercado interno?

¿Cuánto será cierto que quienes votaron a Milei lo hicieron a completas sabiendas de lo que hacían? ¿Y cuánto que lo hicieron porque escucharon -oyeron, en rigor- lo que más les sintonizaba con la bronca?

¿Cuánto será más fuerte que se asume la necesidad de “algún tiempo” concedido para dolarizar, y dinamitar el Banco Central, y acabar con “la política”? ¿O más fuerte que me prometiste algo así que todo de entrada, aunque sea en algunos gestos, y ahora está resultando que ni de lejos?

¿Y cuánto se extenderá la replegada absoluta del peronismo, del progresismo, cualquiera fuese la acepción que hoy tengan esos términos por fuera de la única figura, Axel Kicillof, capaz de haber sobrevivido a fuerza de gestión y honestidad?

La respuesta solitaria o clave es que acá sigue habiendo lugar para hacerse esas preguntas.

Eso es lo apasionante de la Argentina aun o sobre todo hoy, cuando, comprensiblemente, parece que la depre política nos llevó puestos a todos.

Te puede interesar
Crimen y castigo

La niña de los lápices de colores Crimen y castigo

Por Claudia Rafael
Opiniones 03/03/2024

Una niña de 12 años intentó llevarse sin pagar fibras y lápices de una librería pampeana. La respuesta inmediata fue un operativo policial de dimensiones. En el mismo país en el que los verdaderos criminales cocinan impunemente el hambre de millones.

de picanas y sicarios

De picanas y sicarios

Carlos del Frade
Opiniones 24/04/2024

Gente vinculada a los grupos paramilitares o parapoliciales de los años setenta se nutren de las bandas narcopoliciales actuales para traer una amenaza de muerte a una joven abogada rosarina. Los intereses de los desaparecedores de los años setenta se presentan como vinculados a los que manejan la industria del sicariato en el tercer milenio.

Las calles contra

Las calles contra el oscurantismo

Por Silvana Melo y Claudia Rafael
Opiniones 04/05/2024

Fueron mareas en las calles. Desde Jujuy a Tierra del Fuego. Se gritó rebeldía con la convicción de que la educación es uno de los pilares más excelsos de la humanidad. Hoy se empieza por las universidades, cumbre donde llega un porcentaje pequeño de la población. Y van por la escuela. Raída y que tantas veces no es transformadora. Pero van por ella.

Apuestas

Apuestas online: la zanahoria del sistema

Por Silvana Melo
Opiniones 16/05/2024

Tomados por las apuestas online, los adolescentes usan para hacerlo el tiempo de la escuela. Juegan por Mercado Pago o por Cuenta DNI. El capitalismo arrasa sus cerebros y los territorios que ocupan. Les planta bandera en el futuro y decide qué libertad les ofrece. La libertad de criterio, de elección de un sueño por el que luchar. O la libertad de mercado.

Lo más visto
Beagle

Investigan el carbono azul del Canal Beagle, clave para la salud del planeta

Por Eliana Piemonte
Sociedad 20/05/2024

Los ecosistemas marinos tienen gran capacidad de capturar carbono y mantenerlo alejado de la atmósfera. Esto es vital ya que el dióxido de carbono es uno de los principales gases productores del efecto invernadero que sube la temperatura de la Tierra. Un equipo de la UNC y el Conicet estudia el carbono azul en el Canal Beagle.

Suscríbete gratis al Boletín Informativo para recibir periódicamente las novedades